Bordado artesanal de mantillas

Cristina Gutierrez Durán

Es artesana bordadora de tul de aguja desde hace más de cincuenta años.

Elabora Mantillas, Velos de novia y Echarpes.

Toda una vida dedicada a la una labor que se desarrolla en Granada desde la época de los Iberos y que ella mantiene con proyección de futuro.

Nuestras mantillas están hechas a mano, son el accesorio perfecto para su vestido de novia o . Su velo de novia será un punto de atención en su ceremonia. Además del ramo de la novia, este accesorio puede ser el elemento más fotografiado de la boda. Nuestras mantillas de novia están bordadas mano sobre un tul de seda lo que nos permiten decorar con su propio toque personal.

 

Nuestras mantillas están hechas a mano por mí  he dedicado mi vida a este oficio. Es una forma de arte que se ha transmitido de generación en generación, y estamos orgullosas de nuestro negocio. Este año, hemos actualizado el estilo con un nuevo patrón de encaje que se adapta perfectamente. Aquí encontrarás mantillas de encaje transparente, mantillas para bodas, sudarios, mantillas chantilly. 

Galería de mantillas

Catálogo

Existen muchos modelos diferentes dependiendo de la forma, color, tamaño de la pieza.

Si lo desea puede visitar ahora nuestra galería de imágenes en las que exponemos algunos modelos.

Visitar catálogo

Elaboración tradicional

El bordado de tul es una labor que necesita una gran delicadeza, debido a la fragilidad de los materiales empleados. Cristina utiliza el tul de seda para la elaboración de mantillas y velos.

Más información

Ponte en contacto

Ponte en contacto con nosotros para apoyar una tradición que amamos tanto.
Contactar

Todo el proceso de elaboración

En los bastidores redondos se coloca sobre aro móvil, ajustándolos para que el tejido que bien tensado.

De una u otra forma , el modelo dibujado en papel se ubica ahora bajo el tejido, sujetándolo a este con alfileres. Cristina siempre toma la precaución de situar las cabezas de los alfileres por el reverso del tul, para evitar que el hilo se enganche en ellas en el momento de bordar. Así dispuesto, va perfilando con hilo el contorno de los distintos motivos para que le sirvan de guía.

Terminado el proceso, retira el papel y comienza a bordar.

El bordado lo va avanzando desde las orillas del motivo hacia el centro; introduce la aguja en el vano y, dejando libre el contiguo, lo saca por el siguiente, para después volver desde el centro a las orillas pasando el hilo por los vanos exentos. La aguja se mete en el tejido por la punta y la saca por el ojal, manteniendo siempre una mano sobre el bastidor y la otra bajo él.De esta forma va rellenando el interior de los distintos motivos que componen el diseño, llevando distintas direcciones y nutriendo mas unos que otros con idea de conseguir distintos matices de color.

Jugando con los bordados pueden disponerse detalles calados, ojetes o cordoncillos.

Concluida la obra, se procede a ribetear todo el contorno con un festón, a fin de reforzar la orilla.

Cristina Gutiérrez es hoy de las pocas artesanas capaz de acometer la técnica para restaurar tules deteriorados por el tiempo, técnica que aprendió desde niña de forma que consiste en reponer la trama dañada si es muy grande o deshacer la labor estropeada y rehacerla nuevamente.

Cristina Gutiérrez atiende así a todos los encargos que le demandan, tanto de nueva creación como de piezas a restaurar. Su especialidad indiscutible son las mantillas y velos, pero confecciona mantos, sayas, tocas y otras prendas para las imágenes religiosas de iglesias y hermandades, tanto de la misma Granada, como de toda Andalucía.